4

Arashiyama – Lo que aprendí de un árbol

Mi árbol preferido es el bambú. Me gustan por lo que me enseñan. Crecen de manera diferente al resto. No son aptos para impacientes como yo. Durante los primeros siete años después de haber sembrado la semilla no se ven rastros de que esté creciendo. Es decir que hay que regarlo y cuidarlo bajo la incertidumbre de si realmente esta vivo o no. Pero en el séptimo año en sólo seis semanas puede llegar a crecer más de 30 metros. No es que durante los primeros años el bambú esté sin hacer nada, si no que en los siete años de aparente inactividad se forma un complejo sistema de raíces que le permiten sostenerse y mantener el equilibrio para semejante altura. Es el crecimiento interno, el que no se ve, lo que le da dureza, flexibilidad y resistencia. Es el resultado final lo que hace que la larga espera valga la pena.

Perseverancia, paciencia, trabajo y fé son algunas de los atributos que se aprenden del árbol más resistente del mundo.

El camino para desarrollar la personalidad es lento. El aprender algo nuevo o lograr una meta muchas veces también. Cuando no se ve el progreso es más fácil desanimarse, querer dejar todo, pensar que no está funcionando, pero ahí es cuando entra en juego la fe y la confianza de que si hacemos nuestra parte va a haber un efecto inevitable con un resultado exitoso.

bambu

Antes de irnos de Kioto decidimos recorrer algo más en sus afueras y la opción más cercana nos pareció Arashiyama. Este pueblo es conocido por sus bosques de bambú, sus montañas y sus templos. Es un lugar perfecto para hacer una visita durante el día. Se puede llegar desde el centro de Kioto en tren (línea JR, Kioto Station) o con el bus n° 11 en treinta minutos.

Arashiyama (81)

Arashiyama (85)

Al salir de la estación de trenes lo primero que vimos fué el puente Togetsukyo cruzando el río Hozu. Los colores del otoño teñían las montañas, el aire estaba fresco pero el sol pegaba fuerte calentando el ambiente. Pudimos ver gente pescando y muchísimos turistas, más que nada japoneses.

Arashiyama (79)

Arashiyama (80)

2014-11-101

Caminando por las calles principales hay todo tipo de tiendas de recuerdos, rópa típica y puestos de comida.

Arashiyama (132)

Muchos objetos inspirados en las geishas

Arashiyama (131)

Vestimentas típicas

Arashiyama (127)

Helado de te verde

Arashiyama (126)

Los riquísimos Baozi

Algo que nos sigue llamando mucho la atención en Japón son estos puestos con vendedores ausentes. Nadie los controla, solo los principios morales de la gente. Estos puestos funcionan así: Se expone la mercadería con sus precios, se coloca una cajita para depositar la plata y listo! Al final del día pasan a retirar lo recaudado!

Arashiyama (129)

Arashiyama (128)

Arashiyama (96)

Arashiyama (94)

Visitamos el templo Adashino – Nembutsu -ji que es famoso por sus 8.000 estatuas de piedra budistas, en memoria de los que murieron sin parientes. Es muy interesante el efecto que causan tantas estatuas todas juntas. 

Arashiyama (91)

Arashiyama (89)

Lo que mas nos gustó de este pueblo es el templo Tenryu ji. La entrada para conocer este patrimonio de la humanidad cuesta (500 yenes). El jardín zen de este templo tiene un gran estanque que capta el reflejo de los árboles de arce y grandes rocas que lo bordean. Además se mezcla con el paisaje prestado de las colinas de Arashiyama que tiene detrás. 

El templo fue fundado en el siglo XIV, pero como la mayoría de las edificaciones de japón por su materialidad fueron reconstruidos por incendios y guerras. La mayoría de los suelos de tatami y puertas que se ven hoy son del siglo XIX. El jardín se construyó para calmar el espíritu y ayudar a fluir los pensamientos. La verdad es que causa ese efecto. Con semejante vista, descalzos sobre el suelo de tatami, escuchando el sonido del agua no podíamos más que perdernos en las variantes interminables de colores en los árboles, relajarnos y enamorarnos un poco más de Japón pensando: -“que clara la tiene esta gente”-.

Arashiyama (114)

Arashiyama (113)

Arashiyama (112)-001
Arashiyama (107)

Arashiyama (103)

Arashiyama (105)
Desde una de las salidas del templo Tenryu ji llegamos caminando al bosque de bambú de Arashiyama. Hay un ambiente muy especial en este lugar. Es muy tranquilo, pero lamentablemente fué casi imposible encontrar un momento de soledad. Aunque para nosotros fué un recorrido especial, tal vez por la admiración particular que tenemos por este árbol, entendemos que algunas personas al visitarlo se defrauden un poco. El recorrido es cortito, tal vez esperábamos un poco más.

Un dato curioso es que el sonido que se genera por las hojas y los troncos fué declarado por el Gobierno japonés como uno de los “100 sonidos a preservar en Japón”. 

2015-10-26

Arashiyama (116)

Arashiyama (134)

Detalles en Japón

Arashiyama (133)

Este paso por Arashiyama nos sirvió para recordar lo que un simple árbol de bambú puede enseñarnos. El poder para hacer las cosas está en nuestra estructura interna, nuestras raíces y su formación pueden llevarnos muchos años de esfuerzo y sacrificio, pero es imprescindible transitar ese camino y no saltearnos nada, no tomar atajos. La paciencia suele ser un requisito para lograr un cambio y alcanzar una meta. Y así, una vez que se llega a lo más alto, es posible sostener el éxito gracias a los hábitos y cualidades que se forjan al no darse por vencidos. Triunfar es un proceso que lleva tiempo, dedicación, cambios, acción, saber esperar, fe, perseverancia y aceptación. Todo esto lo aprendimos de un “simple árbol de bambú”.

IMG_7217-

Logo nuevo

DATOS ÚTILES

Las tarifas que compartimos son aproximadas y un promedio general según los precios que averiguamos en el 2014. También hay que tener en cuenta que siempre tratamos de buscar el precio más económico con la mejor calidad posible para poder ahorrar y así seguir viajando.

Hospedaje: Hay hoteles con habitación doble por 30 dólares. Las habitaciones de alojamientos tradicionales se llaman ryokan. Tienen suelo de tatami, futones para dormir, juego de té en la habitación y un nivel de servicio muy alto.

Moneda: Yen (¥, JPY). Chequear cambio actual

Idioma: Japonés, muy pocos hablan inglés. Lo más complicado de su idioma es que tiene tres alfabetos distintos: kanji, hiragana y katakana. A esto se le suma el Romaji, que es el japonés con caracteres occidentales.

Comida: Por 4 dólares se puede comer un plato típico.

Agua: Es potable.

Transporte: Lo mejor es sacar el pase por todo el día por 500 Y.

Mejor zona para hospedarse: Cualquier zona cerca del subte. En Shinjuku y Ginza hay muchos hoteles.

Tipo de enchufe: Dos salidas planas con 110 voltios.

Clima: Las estaciones están muy marcadas, el verano es muy lluvioso y con temperaturas altas. En invierno no baja de los 0ºC.

Visa: Argentina no necesita un visado anticipado, y la visa que dan dura hasta tres meses.

Vacunas: No es necesaria ninguna vacuna para visitar Japón.

Días festivos: 1 de enero, Año Nuevo: En año nuevo Kamakuraes una de las principales atracciones turísticas en Japón, con más de dos millones de visitas. 11 de febrero, Día de la fundación de Japón: Día en que el Emperador Jimmu estableció la capital en el distrito de Yamato. 20 de marzo, Equinoccio de primavera: La gente reza por sus muertos y ofrecen flores e incienso en los templos. 4 de mayo, Día verde: Es un día dedicado a la naturaleza. Tercer lunes de septiembre, Día del respeto a los ancianos: Se agradece la gran contribución que han hecho los ancianos a la sociedad japonesa. 23 de septiembre, Equinoccio de otoño: Los japoneses rezan por sus muertos y ofrecen flores e incienso en los templos.  23 de diciembre, Día del Emperador: Este día la Familia Imperial sale al balcón del Palacio a saludar.

Prohibido: Si bien no hay tantas cosas prohibidas es muy común que al hacer algo inadecuado los japoneses manifiesten su descontento con los brazos cruzados. Los japoneses son extremadamente silenciosos y disfrutan mucho de eso, por eso en lugares como el metro o los trenes está prohibido hablar por teléfono. En algunas calles y parques está prohibido fumar.

 

noe&fer

Fernando Zuelgaray y Noelia Battista Somos una pareja de recién casados dando la vuelta al mundo :D.

4 Comments

  1. Esta vez habia decidido visitar Kyoto sin visitarlo. Habia un par de fotos que tenia en la mente y que queria intentar sacar. Una en el bosque de bambu de Arashiyama y otra bajo los toris del Fushimi inari-taisha , asi que esos eran los dos objetivos para el fin de semana.

  2. Por esa forma de redactar, parecieran más bien comunicadores sociales, periodistas o literatos. Hay gran dedicación en las lineas de este post, pero se nota que les fluye la redacción. Felicitaciones.

    • gracias!!! La verdad que es un blog escrito por un médico y una diseñadora, asi que mucha experiencia en redacción no tenemos jaja. Lo que si nos pasa es que muchos lugares nos movilizaron y generaron sentimientos que nos daban ganas de registrar. Aunque para ser sinceros nos cuesta muchísimo escribir! Nos animan mucho estos mensajes. Saludos y gracias de nuevo :D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *